México es el segundo lugar a nivel mundial en biodiversidad, y es gracias a esta abundante vida silvestre, que existen muchos tipos de especies que se consideran cinegeticas.

El aprovechamiento controlado de estas especies, permite que las autoridades asignen temporadas de caza  y de estas temporadas se desprenden una amplia gama de estilos de cacería.

A lo largo de la historia la cacería ha ido evolucionando, hasta el punto en que es considerada un deporte. Desde la antigüedad el hombre tuvo la necesidad de proveer para poder subsistir,  siendo la cacería una de las principales actividades para obtener alimento, no pasó  mucho tiempo para que comenzara a inventar y tratar de ser más exitoso en esta práctica.

Se cree que los principales motivos de la domesticación del lobo fueron precisamente como un aliado de caza y como agente de protección, beneficiándose ambos de esta relación. Con el paso del tiempo el perro fue evolucionando y con la selección de cría se obtuvieron todas las razas de perros.

Todas las razas tiene una función zootécnica y fueron creadas con un fin en especifico, se ha llegado al punto de que hay perros especialistas para realizar una función o un tipo de trabajo.

En la actualidad existen muchas razas de perros de caza siendo ejemplares totalmente especializados para ser los mejores compañeros para quien disfruta de este deporte.

El origen de los perros de muestra se da en Europa por la necesidad que tenían los cazadores de obtener un perro que localizara las presas  y pudiera aguantar a que el cazador llegara ya sea con una red, con un halcón o con una escopeta a abatir la presa y tener una cacería exitosa.

Los cazadores observaron que había perros que tenían la propensión de buscar y al encontrar algo quedarse estáticos para no ahuyentar a la presa. Este es un comportamiento completamente natural, ya que no solo en el perro sino en varias especies, los animales acechan a sus presas moviéndose de manera muy lenta, agazapados para tener mayores probabilidades de éxito en su captura.

Los criadores al percatarse de esto, buscaron ejemplares con propensión a hacer la *muestra*  y comenzaron a cruzar esos perros;  eligiendo a los que presentaban un olfato mas fino para obtener crías que se pararan al encontrar la presa pero con una nariz lo suficientemente potente para poder encontrarla. Con el paso del tiempo surgieron un número muy nutrido de razas con características similares que fueron criadas con fines cinegéticos adecuados a las presas y al tipo de terreno en el cual se desempeñaban.

En nuestro país con la llegada de los colonizadores llegaron los perros y de inmediato fueron de gran ayuda para los cazadores.

En la actualidad existe una gran afición al perro de muestra en México con muchos criadores y entusiastas que practican este bello deporte. Las razas más populares  hoy en día son el Pointer Ingles de línea americana y el Braco Alemán pero hay muchas otras razas que cazan en nuestros campos( Vizsla , Bretón, Pointer Ingl’es, Setters, Drathars, etc.).

La mayoría de las razas hoy no solo son razas especialistas en muestra; sino que se les llama perros polivalentes que también realizan bien el trabajo de cobro y en ocasiones se pueden entrenar al rastro.

Estos perros de caza modernos son un excepcional aliado para los cetreros y cazadores de escopeta que facilitan y hacen totalmente más interesante la experiencia de caza.

La mayoría de los perreros aficionados al perro de muestra mexicanos son aficionados a la caza de codorniz. En el centro del país existen 4 tipos de codornices, las cuales se pueden cazar perfectamente con perro de muestra, y en México,  contamos con mas de diez especies diferentes, sin embargo los cazadores no desprecian al conejo, la liebre y los patos; que perfectamente se pueden cazar con la ayuda de estos perros.

La cacería  deportiva esta descrita, como la actividad cinegética que se permite desde la primera hora de luz del dia, hasta el alba, siempre respetando las vedas y no cazando como comúnmente se dice: *Para llenar el morral*; aunque cabe mencionar que cada vez, es mas común la caza con pájaros incubados en granjas e incluso en competencias y ranchos cinegéticos se promueve este tipo de cacería para no afectar los ecosistemas y fomentar el deporte.

Alguien que se ostente como cazador debe de ser siempre ético, respetuoso del campo y de las presas.

Idealmente una cacería con perro polivalente sería salir de madrugada para llegar a un coto bien cuidado,  que se sepa que es un ecosistema equilibrado donde se pueda realizar la cacería sin tener un impacto negativo en el mismo. Llegar muy temprano con los primeros rayos de sol y alistar a los perros para batir el terreno en búsqueda de las piezas.

Una vez que está todo listo para comenzar la caceria y dar inicio a la caminata con los perros, y si es el caso tener a los halcones o la escopeta lista para realizar el lance.

Los perros tienen primero que valerse de su instinto de búsqueda mismo que hace que vayan gustosos a peinar el terreno hasta localizar alguna presa, en el momento que esto sucede los perros con experiencia inmediatamente caerán en muestra y la sostendrán hasta que el cazador este en posición para realizar el lance. Una vez que todo está puesto, el cazador o incluso el perro a una orden del manejador realizara el flush de la presa y el cazador, si es que viene con escopeta, realizara el disparo y el perro inmediatamente después si es que fue exitoso el cazador procederá a cobrar la presa y entregarla a la mano del cazador.

En el caso de que se esté cazando con un ave de presa, el perro realizara todo igualmente descrito hasta la parte del flush y si es que en la persecución se culmina con una captura por parte de la rapaz, el perro deberá siempre respetar al halcón con su presa y no será requerido el trabajo de cobro.

La simbiosis que se logra entre el perro polivalente y el cazador ejemplifica completamente la relación entre el perro y el hombre porque se demuestra la colaboración del perro para ayudar al cazador a ser exitoso en su propósito.

Para todos nosotros que disfrutamos de esta actividad solo nos resta cuidar el campo, requerimos de educar y concientizar a los nuevos cazadores y entusiastas en general para que este bonito deporte tenga un futuro y que estos perros sigan cazando en nuestros país.

Eduardo Garcia Espino.